Slide toggle

Lanzarote es una isla de contrastes, sus paisajes son cambiantes y los rincones dignos de descubrir, se multiplican. 

A pesar de que no supera los 800 kilómetros cuadrados de superficie, llama la atención la diversidad de sus paisajes. Las erupciones volcánicas de los siglos XVIII y XIX, le han conferido un espectacular aspecto de singular forma y belleza. Al lado de parajes insólitos formados por grutas volcánicas, lagos de lava y cráteres, reposan playas de arena dorada y aguas transparentes.

Además, este espectacular patrimonio natural, ha sido celosamente conservado por los lanzaroteños, no en vano, la Isla fue declarada Reserva de Biosfera por la UNESCO en 1993. Así mismo, en 2015, fue el primer destino a nivel mundial certificado por Biosphere Responsible Tourism.

En Lanzarote podemos encontrar desde el bullicio de las poblaciones más turísticas, con sus inmejorables instalaciones hoteleras y zonas recreativas; a paisajes inéditosrincones sin señales de huella humana, e islotes solitarios en los que disfrutar del silencio.

Tampoco puede dejar de señalarse la benignidad del clima, los 22º C de media anual convierten a Lanzarote en el destino ideal para la práctica de toda clase de deportes al aire libre.

About the Author:

show